Efectos secundarios de las vacunas

Las vacunas de nuestras mascotas son necesarias para que no se pongan enfermos, pero a ellos también les pueden afectar las vacunas que les ponemos.

Las vacunas en perros son muy importantes para el cuidado de su salud. Es la forma de evitar enfermedades como la rabia, el moquillo o la hepatitis. Normalmente estas vacunas tiene efectos secundarios que no suelen ser muy graves que duran unas horas o como mucho un par de días después de la vacuna.

Estas reacciones son normales ya que el organismo actúa frente al agente que se ha inyectado. Los cachorros son más vulnerables a la hora de vacunarles. Son más propensos a tener reacción, los perros de razas pequeñas o esterilizados.

Efectos secundarios de las vacunas

Es necesario saber los efectos que pueden experimentar nuestras mascotas al vacunarlas Entre los más habituales están:

  • Adormecimiento: Es normal que los animales experimenten sensación de cansancio, tristeza e incluso que se queden dormidos en el trayecto de vuelta a casa. Han pasado por una situación estresante y tienen que recuperar energías.
  • Apatía: Puede ser que después de la vacuna notes que tu mascota tenga falta de contacto con su dueño. Es probable que tome distancia por haberle llevado a un lugar que no le gusta. Puede tener cambios de humor e incluso volverse un poco agresivo.
  • Inflamación: Es normal que en la zona donde se le ha vacunado salga un bulto. Esto es debido a que el líquido aplicado aún no se ha esparcido por el cuerpo. También puede ser causa de una reacción a las agujas o al alcohol utilizado para la desinfección.
  • Trastornos gastrointestinales: Algunas veces, las vacunas, pueden ocasionar dolor de estómago, diarreas e incluso vómitos. Puede que tu mascota no quiera comer.
  • Afecciones respiratorias: Tos, estornudos y secreción nasal son algunos de los síntomas más frecuentes después de una vacuna. Puede tener algo de fiebre y dormir muchas horas seguidas.
  • Anafilaxia: Es el efecto secundario más grave de todos y debemos tener mucho cuidado con él. Aparece a los pocos minutos u horas de la inyección y está caracterizado por la hinchazón del hocico y la garganta, lo que le impide respirar bien; puede ocasionar pulso débil, enrojecimiento de la piel, vómitos, diarrea, etc. No hay que preocuparse porque es muy poco común.

En cualquier caso, una mascota que ha sido vacunada recientemente, debe ser controlada y monitorizada en las horas posteriores a la inyección. Es importante que prestes atención y si notas algo fuera de lo común te recomendamos acudir a tu centro veterinario y que los especialistas le echen un vistazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR