Temperatura corporal de un perro

Los perros tienen peculiaridades en la manera en que difunden el calor, en comparación con el hombre. El perro no suda y elimina el calor a través del aparato respiratorio, por lo cual no experimenta una pérdida sensible de sales minerales. Como consecuencia, tras hacer ejercicio, es suficiente reintegrar el agua perdida para retornar a la normalidad fisiológica y funcional.

Por otro lado, los perros tienen una termoregulación particular que consiste en que durante el trabajo muscular la temperatura corporal sube con facilidad y alcanza los 39-40º C, produciéndose una hipertermia fisiológica del esfuerzo, que no hay que confundir con un golpe de calor. Estos valores favorecen el funcionamiento de todos los sistemas enzimáticos orgánicos y mejoran su rendimiento físico.

Dentro de los sistemas de difusión de calor en el perro hay que destacar la gran importancia que tiene la cabeza en ellos. El cerebro tiene que mantenerse a menos de 41º para que no se corra el riesgo de provocar el temido edema cerebral. Cuando se supera esta cifra puede ocurrir lo dicho anteriormente, sobre todo en las razas braquicéfalas y en perros demasiado viejos, jóvenes o enfermos.

Los cánidos tienen unas características especiales en los sistemas venosos y arteriales de la cabeza que muestran un paralelismo con similitudes a las de los herbívoros, pero que tienen asignadas funciones distintas. En los herbívoros, este mecanismo contribuye a evitar el éxtasis venoso de la sangre de retorno cuando el animal pasa mucho tiempo con la cabeza descendida hasta el suelo para poder injerir la hierba y forraje o beber agua.

Los perros, como casi todos los mamíferos, son homeotérmicos. Es decir que la temperatura corporal se mantiene prácticamente constante a lo largo de su vida. Solamente las enfermedades, las condiciones extremadas de calor o frío y, sobre todo, cuando se realizan ejercicios intensos y prolongados hacen que las condiciones normales se desvíen. La temperatura corporal refleja la existencia de un cuidadoso equilibrio entre la producción y la pérdida de calor.

Mecanismos para transferir el calor de las partes nucleares de un perro al exterior

  • Conducción: El calor generado en las partes profundas del cuerpo es conducido a través de los tejidos hasta llegar a la superficie corporal.
  • Convención: Supone la transferencia del calor de un lugar a otro por medio de un gas, en este caso el aire o el agua. Cuando el aire circula alrededor del cuerpo barre el calor que se ha calentado por el contacto por la piel, cuanto mayor es el movimiento o cuanto más frío sea, mayor es el ritmo de eliminación de calor.
  • Radiación: Es el método principal de pérdida del exceso de calor corporal. Es liberado por medio de rayos infrarrojos, que son una forma de ondas electromagnéticas. Si la temperatura exterior es superior al cuerpo este recibe por el mismo método calor irradiado. La radiación se emite en proporción inversa, el frío al caliente y el caliente al frío.
  • Evaporación: Es el camino más importante para la eliminación de calor durante el ejercicio. En el perro, al ser la sudoración muy leve y prácticamente sólo en la planta de los pies, se pierde mediante la evaporación a través de las mucosas de la boca y de la lengua, algunas veces de una forma que nos parece muy escandalosa.

Cuando se quiere entrenar a nuestro perro debemos de seguir una serie de orientaciones para evitar provocarle estrés por calor. Los síntomas más visibles del estrés son: temblores, respiración muy agitada, vómitos, estado postrado o desanimado. Con temperaturas superiores a 25º C no se le debe obligar a efectuar ejercicios de resistencia demasiado prolongados. Los entrenamientos veraniegos deben programarse para primeras horas de la mañana o últimas de la tarde para minimizar la radiación solar y la temperatura ambiente.

Debe disponerse de un adecuado suministro de agua, que debe ser tomada libremente. Es muy beneficioso mojar al perro de vez en cuando. Un perro entrenado está mucho menos expuesto a un síncope por calor ya que un perro aclimatado y entrenado empieza a jadear y sacar la lengua antes que otro no entrenado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR